03 enero 2012

Responsabilidad del usuario por la clonación de tarjetas de crédito

La normativa que regula en España la responsabilidad del usuario por el uso fraudulento de las tarjetas de crédito es la Ley de Servicios de Pago. Dicha ley limita a 150 euros la responsabilidad del titular por la utilización 
fraudulenta de un instrumento de pago antes de la comunicación del robo o la pérdida. Por tanto la entidad financiera deberá devolver al titular de la tarjeta las cantidades que excedan de dicho importe. 

Las entidades solo podrán negarse a la aplicación del límite si pueden probar que el titular ha actuado de manera fraudulenta o con negligencia grave. Además la ley deja claro que la utilización fraudulenta de una tarjeta que se ha llevado a cabo utilizando el número secreto no presupone negligencia grave del titular en la custodia del PIN.

Interpretacíon de la ley por el Banco de España
Para la aplicación del límite de responsabilidad, el Banco de España distingue dos circunstancias: 
  • Cuando existe una utilización fraudulenta de la tarjeta sin que el titular haya perdido la posesión de la misma. Esta situación es la que se da sobre todo en los casos en los que se ha producido una duplicación de la tarjeta. Según el Banco de España, en el supuesto de copia de la tarjeta, dado que no existe una pérdida de la posesión, el banco deberá devolver de inmediato el importe total de la operación no autorizada, sin que el usuario deba responsabilizarse de ninguna cantidad. 
  • Solo en los casos en los que el fraude se produzca como consecuencia del robo o pérdida, existe responsabilidad del usuario por el uso fraudulento antes de la comunicación del robo o la pérdida, limitada a un máximo de 150 euros salvo culpa o negligencia grave.

En conclusión, si alguien clona nuestra tarjeta y recibimos cargos por operaciones que no hemos realizado, nuestro banco nos tendrá que devolver la totalidad del importe defraudado.

0 Comentarios:

Publicar un comentario