01 junio 2012

Tarjetas de crédito contactless


El padre de un amigo, que tiene cerca de 80 años, acaba de recibir en casa una carta del BBVA en la que le envían una nueva tarjeta de débito en sustitución de la anterior, aunque ésta todavía no había caducado.

La excusa es que la nueva tarjeta incorpora la tecnología Contactless que según dicen, le aportará muchas ventajas. Yo no estoy tan seguro. 

Qué son las tarjetas Contactless

Se trata de tarjetas de crédito y débito con la misma apariencia y funcionalidad que una tarjeta normal, pero que llevan oculto un radio-chip que permite establecer comunicación por radio con el datáfono del comercio, simplemente acercando la tarjeta a unos pocos centímetros. 

Esta tecnología, aplicada a tarjetas de crédito, permite realizar pagos simplemente acercando la tarjeta a un terminal con lector contactless, ya sea un datáfono o cajero automático. 

Por lo demás las tarjetas mantienen las mismas funciones, de manera que si el establecimiento no tiene terminal contactless, se podrá usar igual que una tarjeta normal. 

¿Qué pasa con la seguridad? 

Las entidades que están incorporando la tecnología contantless han establecido dos formas de pago, en función del importe de la compra: 
  • En compras inferiores a 20€, el pago se realiza simplemente acercando la tarjeta al datáfono, sin que sea necesario teclear el PIN o firmar el recibo. 
  • Para compras a partir de 20€, el pago se hará de la firma tradicional, ya que después de acercar la tarjeta al terminal habrá que introducir el PIN o firmar el recibo para validar la operación. 
Mirando la información que han enviado con la tarjeta, no se establece ninguna medida de seguridad adicional ni se dice nada sobre qué ocurre en el caso de que una persona realice compras de importe inferior a 20 euros con una tarjeta robada o perdida, para lo cual no necesita PIN. Mucho me temo que será el usuario el que asuma la pérdida. 

Además, según el siguiente vídeo, copiar la información de una tarjeta Contactless parece relativamente sencillo.


¿Por qué la mandan sin haberla solicitado? 

 Los bancos siguen utilizando métodos muy criticables para introducir nuevos sistemas de pago entre sus clientes. En esta caso están enviando las nuevas tarjetas sin que exista solicitud del cliente, y camuflándolo con una renovación. De esta manera sortean la ley, que prohíbe el envío de instrumentos de pago no solicitados. 

Mi opinión es que esta tecnología no aporta nada relevante, y a cambio aumenta la inseguridad de la tarjeta, tanto por las mayores posibilidades de uso fraudulento como de copia de los datos de la tarjeta.

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo.Yo me acabo de pelear con los de LA CAIXA por este tema. No la quiero y punto. La unica solucion que me ofrecen es cambiar de entidad, pues bien ADIOS!!

    No quiero ir con una tarjeta que cualquiera puede hacer pagos de 20 euros sin pin ni nada..NO NO NO

    ResponderEliminar
  2. Acaba de llegar a mi casa y mañana mismo voy al Banco Sabadell porque no quiero saber nada de esta tecnología. No me aporta nada y para mí, el introducir el PIN es algo que me da seguridad y tranquilidad... si es que hasta para destruirla hay que tener cuidado, porque me imagino que la única forma de inutilizarla será destruyendo con una tijera el chip.

    ResponderEliminar